"Le escribí a Camila un domingo en la noche al borde de la desesperación y con poca esperanza.

Mi hijo de 1 año 3 meses dormía en brazos y prendido a la teta... toda la noche y las siestas.

De recién nacido Rodrigo dormía en su moisés pero al cabo de 3 o 4 meses decidió que

ya no quería su moisés, sólo mis brazos. Fui colchón durante un año. Tenía claro que no quería dejar llorar

a mi hijo hasta quedarse dormido y esa fue la principal razón de no haber querido llamar a Sleep Coaches antes. Pero estando de colchón, vi en Facebook que Camila iba a dar una charla en La Casa de la Tata, un grupo pro crianza con apego, así que decidí escribirle, explicarle la situación y preguntarle si había una solución y si me podía ayudar. La verdad, no tenía muchas esperanzas. Me contestó esa misma noche diciendo que sí había solución y al día siguiente me llamó. Conversamos y supe que podíamos hacerlo juntas.

Camila me dio un plan detallado para Rodrigo, pero lo más importante: me dio la confianza para lograrlo y el soporte emocional durante todo el proceso. Respetó que quisiera seguir dando de lactar y que no me gusta dejar llorar a mis hijos para dormir.

Acompañé a mi bebé durante todo el proceso. Al tercer día podía conciliar el sueño solo en su cuna y al cuarto o quinto día nos dimos cuenta de que la leche de media noche no era necesaria, la quitamos y no pasó nada... siguió durmiendo.

En menos de dos semanas era capaz de conciliar el sueño solo en las noches y dormía corrido. Igual la siesta de la mañana. La de la tarde costó un poco más. Pero finalmente, lo logramos antes de las tres semanas. 

Me encantó que siempre contestara mis dudas, mis temores... siento que siempre estuvo ahí cuando la necesité. Me daba fortaleza cuando flaqueaba y también me "cuadraba" cuando era necesario. En cierto sentido, creo que coaching es más para la mamá que para el bebé. 

Estoy feliz con los resultados... tengo tiempo para mi hija mayor en el día y la puedo bañar y acostar después de Rodrigo. Finalmente estoy libre después de acostar a mis hijos, por lo cual mi esposo también está feliz.

No podríamos estar más agradecidos con Camila. Es más, mi coaching ya terminó hace semanas y Camila me sigue escribiendo y preguntando cómo vamos. 

La mejor inversión (en todo sentido) que mi familia ha hecho en los últimos tiempos."

-Angela RU

*15 meses*

Rodrigo

"Isabela teniendo 15 meses en las mejores noches se despertaba 4 o 5 veces y en las peores unas 10 veces o se quedaba despierta unas 2 horas o más.

Las malas noches estaban afectando la salud de todos y ella no era feliz. La veía cansada durante el día y fastidiada. Llegamos a un punto de quiebre y decidimos que era hora de manejar el tema con un experto y encontramos a Camila.

Sentí que Camila entendía lo que estábamos pasando pero mi esposo y yo dudábamos que nos iba a funcionar. Sin embargo, desde el primer día que comencé con el plan comenzó todo a mejorar, en 2 semanas Isabela ya estaba durmiendo unas 11 horas y media en la noche de corrido y sin despertarse.

Lo mejor de todo es que fue un proceso respetuoso y sin dejarla llorar, justamente desde ese acompañamiento y contención es que ella logra descubrir que puede dormirse (y volver a dormirse) sin ayuda externa.

Ella es ahora una bebé renovada y nosotros también. La veo feliz, con mas energía y descansada. De lo único que me arrepiento es de no haber encontrado a Camila antes y haber estado tanto tiempo en ese interminable vaivén de malas noches."

-Maria Gracia y Alexander

ISABELA

*15 meses*

"Después de despertarse varias veces durante la noche hoy en día nuestro hijo duerme de corrido toda la noche. No fue nada fácil pero el resultado ha sido gratificante y estamos muy felices y tranquilos. Mateo ahora no solo disfruta de sus noches sino que durante el día está más pilas. Gracias Camila por tu trabajo y compromiso!"

 

-Gina y Álvaro

MATEO

*18 meses*

"En el momento en que quedé embarazada todo el mundo me decía: “aprovecha de dormir que con el

bebé ya no podrás”. Tomás desde un comienzo tuvo problemas para conciliar el sueño, lloraba mucho

y no lograba auto calmarse. Sólo se calmaba con el pecho. Intente todo, lactancia libre demanda y que se

durmiera al pecho, rutinas, portearlo, pasearlo, arrullarlo, colecho, baño antes de acostarlo, masajes, música, ruido blanco, etc. Y aún así, nada era una solución duradera; una cosa que en un momento funcionaba, ya no lo hacía a los días después.

Tomás hacía muchas tomas nocturnas, la mayoría de las veces casi ni tomaba leche. Comía muy mal durante el día, lloraba mucho, andaba irritable. Cuando llegaba la hora de dormir era una verdadera tortura para mí y para él también, le ponía el pijama y comenzaba la maratón de llanto. Cuando al fin lograba dormirse y yo lograba relajarme, despertaba y comenzaba el ciclo nuevamente.

Busque ayuda a diferentes profesionales y todos me daban diferentes respuestas y diferentes soluciones, entre ellas medicarlo y dejarlo solo que llorara hasta que se durmiera. Lo encontré terrible.

Me sentí sobrepasada, hasta que encontré a Camila, creo que ella fue la respuestas a todas mis plegarias. En la primera reunión con ella sentí que era la única persona que verdaderamente entendía por lo que estábamos pasando. Me dio un plan de sueño muy detallado, con horarios específicos para mi hijo y nuestro estilo de vida. Me di cuenta de todos los errores que había estado cometiendo, seguí todo tal cual me dijo. Los resultados fueron casi inmediatos. Comenzamos a eliminar las tomas nocturnas, mi hijo poco a poco comenzó a dormir más horas seguidas. Hasta que después de 12 días había aprendido a conciliar el sueño por si sólo, en su cuna y en su cuarto. La verdad es que es un método muy efectivo y amigable, mi hijo muy pocas veces lloró y se calmaba enseguida, lo acompañé en todo momento. Ahora duerme 12 horas seguidas sin despertar y si llega a despertar se vuelve a dormir solo.

Todo cambió, mejoró no sólo el sueño, si no que además su estado de ánimo, su apetito, sus defensas. Es increíble como el mal dormir puede afectar tanto a un bebé y a una familia. A veces normalizamos conductas, porque es lo que a todo el mundo le pasa o porque es lo que todo el mundo te advierte que ocurrirá. Ahora comprobé que no tenían la razón, que mi hijo si es capaz de dormir. Me siento feliz de haber encontrado la solución y del apoyo que me dio Camila. Es una inversión que durará el resto de la vida de mi hijo."

-Nathaly (Chile)

TOMÁS

*13 meses*

"Emilia venía despertándose cada 45 minutos y con suerte cada 2 horas, solo sabía dormirse con teta tanto las siestas como la noche. (Colecho 100%) Imposible para mí salir de noche o viajar y si lo hacía sabía lo mal que la iba a pasar Emilia "sobre girándose" por tan solo esperarme para poder dormir.
Decidí buscar ayuda y encontrar una solución de la manera más respetuosa posible pues nosotros queríamos seguir haciendo colecho. Y fue así que Cami armó un plan personalizado para Emilia, el cual lo fuimos ajustando más aún conforme pasaban los días y veíamos como ella iba respondiendo a estos nuevos cambios.

Emilia en un día aprendió a dormir sin teta y aceptar brazos. Este avance fue increíble, pensé que nunca lo iba a lograr. Sus despertares se iban alargando más conforme pasaban los días. Al tercer día ya sabia dormirse sola en la cama, teniendo sus despertares pero solita volviendo a conciliar el sueño y logrando sus 11 a 12 horas de corrido. Sumándole a este gran cambio, Emilia ahora come excelente. Antes era súper inapetente y solo pensaba en llenarse con su teta y no quería nada más. Tuve una súper asesoría y estoy feliz con los resultados. Gracias Cami por todo, nos ayudaste mucho y lo sigues haciendo con todas mis dudas y consultas."

-Paula & Felipe (Asunción - Paraguay)

EMILIA

*15 meses*

"Sofía y yo practicamos colecho desde el día que nació. A los 8 meses la pase a un pack&play (porque no entraba en la cuna colecho) junto a mi cama porque se despertaba tres veces por noche y se me hacia muy pesado ir y venir de su cuarto pues estaba esperando que se despierte menos algún día, lo cual nunca pasó.

Mi solución cada vez que se despertaba, era darle leche y a los dos minutos volvía a dormir. Aun le doy de lactar y para mi es muy importante seguir así. Ella dormía mal, mi esposo dormía mal y yo dormía peor. Los dolores de espalda y días sin energía fueron los que me llevaron a buscar ayuda. Contacte a Camila por recomendación de un grupo de mamás que hablaban maravillas de su trabajo. Rápidamente acordamos una reunión por skype y me explico el plan de sueño y la nueva rutina de Sofía.

Empecé muy asustada porque no me imagine que tan difícil seria pero Camila me ayudó y apoyó en todo momento. El primer reto fue pasar a Sofía a su cuarto. En dos noches acompañándola lo logramos. Seguí al pie de la letra sus indicaciones y la cuarta noche, ella vio su cuna y me pidió que la acueste. Desde esa noche duerme 12 horas de corrido.

Con las siestas fue un poco mas difícil pero con mucha paciencia y esfuerzo, pudimos hacer que Sofía entienda que son parte de la rutina diaria y disfrute dormir durante el día.

Ahora la dejo en su cuarto, logra conciliar el sueño sola en 10 minutos y no relaciona la leche con dormir. No solo duerme mejor, come más que antes y está de mejor humor. Ella siempre fue una bebé feliz pero ahora esta de mejor humor. Sin la ayuda de Camila, no creo haber podido hacerlo, me empujó y animó en todo momento."

 

-Rossana y José Enrique (Piura - Perú)

SOFIA

*13 meses*

                                             "Contactamos a Cami cuando Bastián tenia 1 año y 8 meses, él se levantaba entre 3 y 4 veces por noche, ya estábamos agotados y no sabíamos que más hacer.

Cami nos ayudó a ordenar no solo el tema del sueño, sino también sus comidas, Bastián tomaba demasiada leche de noche y sin ella le era imposible dormirse y por eso durante el día no comía bien, volviéndose un ciclo vicioso que nunca terminaba.

Lo que más me gustó es que en todo el proceso de quitarle las leches de noche y de enseñarle a dormir el no sufrió, no lloró ni pasó angustia.

Gracias a ella hoy dormimos bien los tres, Bastián duerme solo en su cama y todos estamos mas descansados. Bastián está de mejor humor durante el día y puede jugar y divertirse más."

 

-Andrea y Max

BASTIÁN

*20 meses*

"Es increíble todo lo que nos ha ayudado Camila, no solo fue el sueño de nuestro

hijo, fue nuestra salud mental, nuestro propio cansancio, nuestro tiempo como

pareja y sobre todo el cambio de actitud de Drago. 

Contacté a una primera asesora de sueño que si bien me enseño bastante nunca llegó a entender por completo lo que estaba viviendo con Drago. Hasta que desesperada por encontrar ayuda, llegué a Camila que desde el primer momento sentí que me entendió. Ella vino a mi casa, conoció a Drago, habló con toda mi familia, vio el cuarto de Drago y me dijo como debía acondicionarlo para mejorar su ambiente de sueño.

El proceso fue difícil, pues Drago había ya pasado por un entrenamiento anterior sin éxito pero Camila siempre estuvo ahí para ayudarnos y darnos más de una alternativa de salida o inclusive "cuadrarnos" cuando era necesario hacerlo. La parte más difícil fue tener la fortaleza mental de ser consistentes con lo que le habíamos dicho a nuestro hijo. No ceder por amor a su crecimiento y formación es algo que no solo nos sirvió para su sueño si no para todo lo que se nos ha presentado donde debemos establecer límites. 

Camila nos enseño a crear límites, rutinas, contención para la seguridad y la tranquilidad de nuestro hijo, lo cual era algo que no tenía y que claramente le hacía muy mal. Con su asesoramiento ahora Drago duerme 11horas y 30 min de corrido en su cuarto, solo y feliz! Cuando lo acuesto aún despierto se despide de mi con un beso y solo encuentra su propia forma de dormir. Es algo que me parece un milagro y que gracias a Camila y a nuestro esfuerzo y consistencia en seguir el plan con mucho amor, hemos hecho realidad."

-Margarita & Dabor

Drago

*20 meses*

"Mis dos hijas eran un caos para dormir, yo paraba cansada. Mi hija de un año se despertaba varias veces en la noche y para hacerla dormir era todo un trámite me podía pasar dos horas meciéndola con todo el malhumor y malos ratos/tratos que eso trae. Mi hija de 6 meses también se despertaba a cada rato en la noche y dependía de la leche para dormir.  

Camila nos ayudo a todos al mismo tiempo, a las dos semanas Isabel aprendió a dormirse en su cama sola y de corrido y con Camila dejamos solo una toma de leche en la madrugada.  Mi casa es un cementerio a las 7 pm. Realmente vale la pena, ahora la calidad de tiempo con mis hijas es otra cosa porque yo estoy descansada y ellas también. ¡Mil gracias por tu ayuda!"

-Mariangela & Stephan

*18 & 6 meses*

ISABEL & CAMI

                                    "No hay palabras  suficientes para agradecerte. Noam es un niño que aprendió a dormir bien pero de pronto cuando tuvo que pasar de dos siestas a una todo se volvió un caos... Me sentía perdida y sin saber cómo  poder ayudar a mi gordo a que  retomara  su buen dormir. Gracias a Camila quien me ayudó a organizarlo nuevamente y tener siempre un plan B a la mano. Hoy mi gordo pasó exitosamente la prueba,  duerme  su buena siesta y su noche y en la casa todos somos felices!"

-Valery

NOAM

*18 meses*

                                                      "Debo confesar que empecé el proceso con todos los temores del mundo... ¿Será la decisión correcta?                                                ¿Mi bebe (y yo) sufriremos en el proceso? ¿Es lo mejor para ella?  ¿Será que es necesario un cambio? ¿Debo esperar a que crezca?  La verdad es que junto con todas esas preguntas (sin respuesta) empecé a averiguar del proceso de Sleep Coach: con otras amigas que lo habían tomado y hable con más de una de las coach qué hay en el mercado... una de ellas Camila, quien desde la primera llamada (si le hice más de 1 llamada antes de tomar la asesoría) fue completamente transparente con lo que ocurriría, con los resultados y con lo que necesitaba de parte mía y de mi bebé.  

Cami puso por encima de todo el bienestar de Domenica y me hablo no sólo como experta en el tema sino también como mamá... recuerdo que en una llamada ella me dijo... "yo seré la voz de Domenica en el proceso y te explicaré lo que ella está sintiendo y necesita."

Domenica de 1 año 2 meses conocía una única forma de dormir: en brazos de mamá y con la teta.  No había más opciones para ella. Ella y yo teníamos que estar juntas todas las noches durante toda la noche. y en el día, que yo no estoy con ella porque trabajo, luchaba con el sueño hasta que yo llegue (con la tetita) a hacerla dormir, muchas veces podía no hacer siesta en todo el día o hacerla súper tarde.  

Cuando empezamos con Camila ella nos preguntó que queríamos, nuestro objetivo era enseñarle a dormir sin depender de mi, a través de un proceso respetuoso, progresivo y lo más cercano posible.  Y fue tal cual, cada paso que seguimos, cada consejo que recibimos, cada ajuste en el camino veló por qué Domenica esté bien - acompañada, contenida y serena.  

En una semana, mi bebé logró: dormir sin la teta (desde la primera noche del plan), volver a dormirse sola y sin ayuda si despierta de noche, dormir de corrido toda la noche: destetándose por las noches ella sola y sin sufrimiento de por medio.

Sin duda este ha sido un gran aprendizaje en donde como mamá no sólo aprendí sobre rutinas, horarios y elementos claves para el sueño de Domenica, sino sobretodo aprendí acerca de las necesidades básicas de mi bebe, sobre la importancia de la consistencia y sobre como con una profesional de primera a tu lado garantizas que un  proceso -  que yo pensé iba a ser terrible - sea 100% empático y positivo para todos.  Gracias Cami por tu increíble paciencia, por tu soporte y por ponerte en mis zapatos de mamá pero siempre pensando en lo mejor para mi gordita."

 

-Leslie

DOMENICA

*14 meses*

                                                    "Victoria se levantaba a tomar leche en la madrugada y necesitaba que la carguen para dormir. El proceso para cambiar estos hábitos fue más fácil con el apoyo de Cami. Hay que tener mucha paciencia y constancia y es posible. Mi hija no solo ya no se despierta en la madrugada pero además aprendió a dormirse en su cuna."

-Alessa 

*18 meses*

VICTORIA

*14 meses*

“Antes de iniciar el proceso mi hija dormía en mi cama solo con teta y nunca por más de tres horas seguidas. Las noches eran terribles para los tres.

Cuando empezamos el entrenamiento, quitarle la teta para dormir (que yo pensaba que sería imposible) ¡fue facilísimo! Sin llanto ni sufrimiento, luego desde el primer día que durmió sola en su cuna pasó de despertar al menos seis veces a hacerlo solo dos. ¡Era como magia!

Con tiempo, paciencia, MUCHA PACIENCIA y buenas siestas, conseguimos pasar de 2 a 0 despertares nocturnos.

Hace una semana terminamos el acompañamiento con Cami y aunque Val a veces despierta muy temprano y peleamos un poco con sus siestas, las noches son excelentes. Ella esta de mejor humor, come más y a nosotros nos desaparecieron las ojeras.”

 

-Mariana (Cusco, Perú)

VALENTINA

*14 meses*

*15 meses*

EINAR

                                   "A raíz de problemas gástricos, Einar tenía miedo a dormir especialmente las                                      siestas pues lo asociaba con dolor. Además, debido a su reflujo, después de la                               toma del biberón de la noche teníamos que tenerlo en vertical 45 minutos por lo que se había acostumbrado a quedarse dormido encima nuestro.

Una vez diagnosticado y controlado el problema, nos quedamos con otro problema... ¡era imposible meterlo en la cuna para dormir! Había que pasearlo, mecerlo durante 1 a 3 horas y cada vez pesaba más.

Me puse en contacto con Cami, mi esposo aceptó porque me veía desesperada pero realmente pensaba que no iba a funcionar. Cami vino a la casa, le contamos todo y nos explico paso a paso lo teníamos que hacer. Realmente hasta ahora es lo mejor que pude hacer.
La primera semana fue difícil, incluso al inicio Einar parecía estar adaptándose muy bien pero de repente comenzó a retroceder. Lo hablé con Cami y me dijo que en un proceso de aprendizaje era normal ver retrocesos pero me ayudó a no darme por vencida ni tirar la toalla.

En la segunda semana logramos que Einar hiciera sus dos siestas y que duerma once horas en la noche de corrido. Actualmente nosotros ya solo lo ponemos en la cuna y nos salimos de la habitación y el tranquilo se echa y duerme sus siestas. Finalmente mi bebé descansa lo que tiene que descansar. Está mucho más alegre, con energía y feliz, y por lo tanto nosotros también estamos felices. "

-Cynthia & Alai

                                "Manuela siempre ha sido una niña tranquila, no dormía de corrido pero eso no nos preocupaba mucho porque se quedaba dormida fácilmente en su coche y tomando la leche. Además, en la madrugada volvía a dormir rápidamente con un biberón.  A los 16 meses Manuela empezó el nido y su sueño empeoró, el biberón ya no era suficiente para que volviera a dormir en la madrugada, a veces nos tomaba hasta una hora para volverla a dormir después de tomar el segundo biberón. Algunas noches se despertaba dos a tres veces y era muy incomodo hasta para ella necesitar del coche para dormirse nuevamente.

Una amiga que hizo el entrenamiento con Camila me la recomendó, pero dude mucho antes de decidirme tomar sus servicios pues mi mayor preocupación era volverme esclava de una rutina, mi hija siempre se adaptó muy bien al estilo de vida de mi familia.

Al final me animé y le escribí a Camila, nos reunimos y me enseñó muchas cosas respecto al sueño de los niños y cómo es importante que estén descansados para que coman, jueguen y se desarrollen bien.

Camila preparó un plan detallado con instrucciones de qué hacer cada día para romper con los malos hábitos y empezar a crear una nueva rutina para mi hija. Nos visitó en nuestra casa y nos recomendó algunos ajustes en la habitación y su baño. Camila nos acompañó en todo el entrenamiento y nos dio todo el soporte para avanzar cada etapa.

En diez días siguiendo el plan logramos que Manuela se durmiese en su cuna sin biberón tanto la siesta como a la noche. Ahora que descansa la vemos más tranquila durante el día, sin llorar por cualquier razón y hasta come mejor.  Logramos establecer una rutina que es saludable para ella y que también nos permita ajustarla los fines de semana o en viajes. Aprendimos también a disfrutar de todas las etapas que hacen parte del adormecer, como su baño, lectura y masajes. Estamos muy satisfechos y recomendamos a Camila, aun cuando se cree que nuestros hijos no duermen tan mal."

-Stephanie & André

MANUELA

*15 meses*

“Emilia sólo lograba conciliar el sueño en movimiento. Cuando era bebé no había inconveniente, pues podíamos cargarla y pasearla hasta que se durmiera. Conforme fue creciendo esto se convirtió en un problema porque por su tamaño ya no podíamos cargarla por mucho tiempo.

Optamos entonces por pasearla en el coche para que se duerma, con lo cual no solucionamos nada sino más bien empeoramos la situación porque si por algún motivo se despertaba en la madrugada teníamos que ponerla en el coche y tocaba pasearla por la sala hasta que se duerma. La hora de dormir se convirtió también en un problema porque para pasearla por la sala tenía que apagar todas las luces de la casa y pedirle a quien estuviera que se vaya. Y así estuvimos un tiempo hasta que una amiga me habló de Camila y decidimos llamarla.

Nos reunimos con ella y le contamos todo acerca de la rutina de Emilia y ella diseñó un plan de sueño personalizado según las necesidades de Emi. Nuestro objetivo era que pueda aprender a conciliar el sueño sin necesidad de pasearla ya sea cargada o en el coche. No puedo decir que el proceso fue fácil, pues obviamente al comienzo Emi se resistió a cambiar un hábito que nosotros mismos habíamos instaurado durante más de un año y medio, pero tampoco fue tan difícil como pensábamos que sería.

Además que Cami nos acompañó todos los días durante todo el proceso, y finalmente logramos nuestro objetivo. Ahora la hora de dormir ya no es más una situación estresante, y Emilia logra dormirse echada en su cuna tanto en la noche como en su siesta. Estamos súper contentos y agradecidos con Camila porque ahora Emi logra dormir tranquila.”

-Giuliana & Roberto

EMILIA

*21 meses*

"La única manera de hacer dormir a Rodrigo era con el pecho y por las noches dormía literalmente encima mío y yo pasaba toda la noche pendiente de no moverme para no despertarlo.

Aunque seguía consejos para mejorar el sueño de Rodrigo nada funcionaba, y sabía que el problema era el hábito de dormirse con el pecho, pero le di largas porque no quería hacerlo sufrir (o eso era lo que yo creía que pasaría). 

Para mi sorpresa todo fue muy rápido pasamos de aquella situación, a que durmiera en su cuna 10 horas seguidas (sin necesidad del pecho) en tan solo 5 días.

Es cierto que los primeros tres días fueron cansados, pero lo bueno de este proceso es que en todo momento estás con  tu bebé, nunca lo dejas solo. Rodrigo no solo no dejó de sonreír (cosa que tenía miedo pasara) sino que come y juega mucho mejor porque no está irritable.

Con el plan de Camila no solo mejoramos el sueño de noche sino también las siestas que eran un momento estresante del día para mi, ya que a veces lograba dormirlo y otras no. Además el destete  nocturno que por su edad ya quería iniciar. Yo le llamo un tres en uno! 

En verdad conseguir a Camila fue una bendición!"

- Ana Lorena (Caracas – Venezuela)

RODRIGO

*13 meses*

"Contacté a Camila porque Tóbal despertaba cada una o dos horas en la noche y con frecuencia se quedaba despierto dos horas en medio de la madrugada. Mi ritmo de sueño era terrible y yo estaba al borde del colapso, haciendo, con suerte, tres horas de sueño por la noche. 

Camila nos dio una serie de recomendaciones acorde a los objetivos de sueño que queríamos lograr con él; aprendimos a manejar horarios y una rutina específica. En pocos días de seguir el plan de Camila Tóbal empezó a dormir varias horas seguidas y en una semana ya estaba durmiendo de corrido de 7pm a 6.30am. 

Para mí, esta ha sido una de las mejores decisiones que he tomado, él duerme y descansa muy bien, está más feliz e incluso come mejor.

Lo que más me gustó de la terapia es que se da con un acompañamiento constante, en el que se evita en todo momento dejar solo al bebé llorando. Ése era uno de mis temores iniciales porque no quería verlo sufrir, durante toda la terapia solo lloró en dos ocasiones y siempre estuve a su lado haciéndolo saber que yo estaba ahí para apoyarlo. Es muy importante el acompañamiento porque le das la seguridad de tu presencia.

Algo que me gustó mucho fue cuando Camila me dijo: “Tú le enseñas a tu hijo a comer, a caminar, a leer, etc. Bueno ahora le estás enseñando a dormir” ¡Y es tan cierto! Mi enano ha aprendido a dormirse solo en la cuna y tranquilo, por la noche lo acuesto en la cuna con su manta de apego y salgo del cuarto, él solito se queda ahí dando vueltas por diez minutos y se duerme.

Sé que la falta de sueño de los padres se ha vuelto algo “normal” pero no tiene porqué serlo; lo normal es que todos podamos descansar bien, existe esta terapia que es una maravilla, si no lo hubiera vivido, no lo creería.”

-Jenny

CRISTOBAL

*14 meses*