Buscar

Nochebuena y el sueño de tu bebé

Actualizado: 24 de jun de 2018

Celebrar la navidad emociona a grandes y chicos, la mayoría cenamos fuera de casa en familia, abrimos regalos, nos acostamos tarde e inevitablemente nuestros hijos se desvelan.

La organización de planes nocturnos con los peques no siempre resulta fácil, por lo que comparto algunas ideas y tips que espero te ayuden esta nochebuena.


1. La siesta: Será tu mejor aliada, ayudará a tu hijo a llegar descansado a la noche. Asegúrate cumpla su cuota de sueño de día según su edad. Incluso si tu hijo ya no hace siesta regularmente podrías incentivarlo a dormir ese día por la tarde. Cuéntale los planes de la noche y ayúdalo a descansar un poco.


2. Organízate: Si tu hijo es muy chiquito y has decidido no participará de la cena, es importante prepares todo lo necesario para esa noche. Quizá sea conveniente llegues antes que los invitados para ponerlo a dormir en un lugar tranquilo y evitar una sobre carga de estímulos que no lo deje descansar correctamente. Lleva una cuna portátil (es más cómodo y seguro que un coche), su mantita o peluche preferido, biberón de leche, chupones y por supuesto una cámara para monitorearlo.


3. Prepáralo: Adelántale los planes, explícale esa noche será diferente. Aún si consideras tu hijo es bebé y no te entiende del todo, es importante le cuentes su rutina nocturna cambiará esa noche. Anticipándole los cambios le transmites seguridad, tranquilidad y reduces la ansiedad generada por lo nuevo y desconocido.


4. Permítele dormir: No todos los niños “aguantan” despiertos hasta tarde, por lo que si notas a tu hijo cansado es preferible pidas te presten una habitación y lo acompañes hasta que se quede dormido. Exigirle permanecer despierto más de lo que él puede solo lo pondrá de mal humor y nadie la pasará bien.


5. White Noise: Ayúdate colocando una máquina de ruido blanco para aislar o bloquear la música de la fiesta y el retumbar de los cohetes que podrían despertar a tu hijo. Seguramente necesitarás poner el volumen al máximo y lo más cerca a la cuna.


6. Al llegar a casa: De frente a dormir, el regalo de Papá Noel puede esperar hasta mañana. A esa hora y con ese nivel de cansancio, es mejor evitar más sobre estimulación de la que ya viene recibiendo.


7. Al día siguiente: Prepárate, seguramente levantará más temprano que nunca. Volver a la rutina y horario normal ayudará a tu hijo a reducir rápidamente ese sobre cansancio inevitable de una noche de desvelo. Prioriza siestas y acuéstalo temprano.


Relájate y fluye, la navidad se celebra una vez al año y debemos ser flexibles y permitirnos salir de la rutina y horario habitual. Recuerda que lo importante es que tu hijo esté descansado así todos la pasan bien y disfrutan juntos estas fiestas.