Buscar

¿Cuándo dejará de hacer siesta?

Se me ocurrió escribir sobre este tema porque Victoria -que acaba de cumplir tres años- desde que arrancaron las clases ha comenzado con el “No quiero dormir” cuando termina de almorzar.

Yo sonriendo le contesto “No te preocupes, no duermas, descansa un ratito que ya vuelvo.”

La dejo acostada y vuelvo a los 10 minutos para encontrarla ya dormida.

Felizmente no quería dormir.

Es normal que alrededor de los 2 años los niños empiecen a pelear la siesta y nos cuestionemos si es momento de dejarla, muchas veces con la esperanza que duerman mejor de noche.

Si tu hijo no duerme bien de noche quitarle la siesta no solucionará el problema, lo empeorará. Está demostrado que un niño sobre cansado tiene mayores despertares nocturnos.

Antes de dejar la siesta es importante tu hijo ya duerma toda la noche, si no vivirá agotado y de muy mal humor.


La teoría dice que los niños dejan de hacer siesta entre los 3 y 4 años pues recién a esa edad logran permanecer despiertos hasta 12 horas seguidas sin sobre exigirle a su cuerpo. Cuando dejan de hacer siesta verás que tu hijo que antes se acostaba entre 8:00 y 8:30pm va necesitar adelantar su hora de dormir para más temprano.


Dejar la siesta debe ser algo gradual y natural en donde no imponemos pero damos la oportunidad de descanso que tanto necesitan alrededor de la 1:00 - 1:30 p.m. cuando terminan de almorzar. Una siesta muy tarde podría traerles problemas a la noche, es preferible tu hijo no esté dormido después de las 4:00 p.m.


Si tu hijo empieza a rehusarse a dormir la siesta no batalles pero dale la oportunidad de bajar revoluciones y recargar energías ofreciéndole un momento de descanso.

Podrías cerrar cortinas, apagar luces y darle algunos libros para que los vea acostado en su cuna o cama como mínimo 45 minutos, máximo hora y media.

Háblale mucho, explícale lo importante que es descansar para sentirse con energías y seguir con su día.


Cuando están en proceso de dejar de hacer siesta es normal ver que hay días en donde tu hijo se quede dormido y otros días donde no duerma para nada. Si no duerme la siesta recuerda debes adelantar su hora de acostarlo a la noche para más temprano.


La siesta mucha veces es la culpable de paralizar nuestro día, pero es sumamente necesaria especialmente si tu hijo es menor de 3 años y por la mañana hace mucha actividad, ha ido al nido o colegio.